Masaje en la Retrocavidad

Más que un propio masaje, es la busqueda mediante el dedo, partiendo del ano, de los puntos de placer que se encuentran diseminados a lo largo del tracto rectal.

Se ha de hacer con mimo porque se puede dañar la cavidad. Las hemorroides internas pueden ser un grave contratiempo que impidan emplear esta terapia.

Provoca sensaciones que pueden llevarnos a un estado de iluminación y de gozo increíbles.